Covid 19 ha creado una disrupción en la ciberseguridad de las empresas. El teletrabajo a escala ha forzado a las empresas a hacer frente, de forma súbita, a un escenario que sus planes de contingencia no contemplaban.
La urgencia de los estados de alarma ha llevado a las empresas a dar prioridad a la continuidad de negocio. Al mismo tiempo, la excepcionalidad de la situación ha abierto vulnerabilidades relacionadas con el comportamiento de los empleados. Por ejemplo, una mayor propensión a caer en ataques de ingeniería social o phishing.


Ahora que se vislumbra una nueva normalidad, emerge la necesidad de llegar a ella de forma segura. Aunque el futuro es todavía incierto, todo apunta hacia un entorno hibrido en el que coexistan el trabajo en remoto y presencial. Ese futuro conlleva el imperativo de la digitalización de todos los negocios para su supervivencia.


En este contexto habrá que equilibrar la necesidad de proteger el corto plazo con la de diseñar la seguridad del mundo post-coronavirus. No existen modelos a seguir: es una situación sin precedentes.
El objetivo de este evento es poner en común las experiencias de los responsables de seguridad para conocer estrategias que funcionan, explorar escenarios futuros y compartir mejores prácticas.

#IDGCiberseguridad